ADN

BIENVENIDO: WELLNESS

Si estás leyendo esto, ¡felicidades! Significa que decidiste dar un nuevo paso hacia el descubrimiento de ti en su máximo potencial. Significa que le estás dando la bienvenida a una nueva disposición para aprender y poner en práctica todo lo que la tecnología, el conocimiento y el trabajo en equipo tiene para ofrecerte. ¡Y que no se nos olvide lo más importante! El compromiso con vos mismo/a para hacer parte de tu rutina esos hábitos saludables que te harán ser un mejor vos.

Pero si en este comienzo te has llegado a sentir abrumado, no te preocupés, no estás solo; sólo recuerdá que todos hemos sido principiantes en algo alguna vez y es normal sentir esos pequeños nervios de todo inicio.

Lo más importante es que si ya visualizaste los aspectos en los que quierés mejorar, dejá que esa imagen se convierta en la determinación que te impulsará durante todo el camino de bienestar que ahora te has comprometido a recorrer. En mi experiencia, es esa determinación lo que te hará esforzarte aún cuando piensas que no hay más para vos en un estilo de vida saludable.

Porque querer mejorar de manera integral no es cosa de un día para otro. Recuerdá que en todo lugar donde haya energía, habrá cambio, solo hay que saber ir con calma.

Es por eso que lo primero que quisiera que tuvieras en mente al darle la bienvenida cualquier hábito saludable a tu rutina, son dos palabras: paciencia y constancia.

Sin paciencia, es muy difícil que sobreviva la constancia, y sin constancia no hay resultados, y sin resultados, nunca vas a conocerte a vos mismo en su máxima expresión.

Algunos puntos a tener en cuenta para mantener viva la paciencia y la constancia son:

Buscá el progreso, no la perfección. Ningún resultado que valga la pena llega fácilmente, y ningún resultado es definitivo, siempre podés ser mejor y cuando seas mejor, podrás hacerlo aún mejor. Entrá en ese círculo virtuoso con perseverancia y dedicación.

Tu determinación es más grande que cualquier pretexto. Habrá veces en que no encontrés el ánimo correcto, pero recordá que si cambiás tu mente, cambia todo. Recordá las razones para tener una vida saludable en todos los sentidos y dejá que eso haga a un lado los pretextos.

Recuerdá porqué empezaste. Tener clara y presente tu determinación de manera constante es vital para que los hábitos saludables sobrevivan. Ayudate de calendarios, agendas y recordatorios, en versión tradicional o en apps, todo es válido para que tus nuevas conductas se hagan cotidianas.

Permitite hacer una pausa, pero nunca te permitás rendirte. Tené presente que tu cuerpo y tu mente están aprendiendo nuevos patrones, así que si sentís que fallas, se bondadoso con vos mismo e intentalo de nuevo sin reproches.

Recordá que darle la bienvenida a una mejor versión de vos, viene acompañado de darle la bienvenida también.

Periodos de adaptación que no siempre serán fáciles pero siempre serán razón para sentirte orgulloso de vos y eventualmente habilitarán tu poder de influencia positiva en todos los seres sintientes que te rodean.

Ya estás listo, ahora sólo depende de vos hacer que cada minuto cuente a tu favor. Hacé un compromiso con vos para a partir de ahora decir: ¡Bienvenido, Wellness!

Archivos
Categorías
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Cart
  • No products in the cart.